miércoles, 28 de noviembre de 2007

¿2012 ó 2011?

21 de diciembre de 2012. Parece ser que esta es la fecha propuesta por Jose Arguelles, en sus investigaciones sobre el calendario maya. Sus libros, en especial "El Encantamiento del Sueño" son la base de lo que todos sabemos del tema. Es impresionante cómo el trabajo de un tío puede llegar a tener tanta aceptación, sobre todo en un tema tan complejo y tan innovador para su tiempo. Por un lado eso me da una preciosa imagen de cómo funciona el mundo. El problema comienza cuando las teorías propuestas se toman como verdades y en realidad, no dejan de ser hipótesis. He estado leyendo el libro "The mayan code" de Barbara Hand Clow, que cita a otro autor (John Calleman) como fundamental para entender el calendario. Él da como fecha clave el 28 de octubre de 2011. Me parece que la fecha que él propone carece de musicalidad y de fuerza en comparación con el 21 de diciembre de 2012, pero tal vez simplemente se trate de tanto oírlo. En su página, www.calleman.com leí las diferencias entre sus cálculos y los de Arguelles y me resultaron tremendamente coherentes. Incluso contestan a ciertas inquietudes que al estudiar el calendario nos habían surgido. Por ejemplo, habla de que los meses de la Cuenta Larga (que es el calendario que finaliza y por tanto da pie a las interpretaciones de fin del mundo, fin de la era, o como se quiera interpretar) , estaban basados en las fases de la luna, lo que les da más sincroniidad y naturalidad que el prouesto por Jose Arguelles. Por otro lado habla de que lo lógico es que el último día del calendario coincida con el último kin del Tzolkin, pero los cálculos del Encantamiento del Sueño dan Mano Cristal. Por último, también me convence al contar los años bisiestos cosa que Jose Arguelles resuelve de forma muy torpe y que siempre me ha hecho sentir incómoda.
Y bien, si Jose Arguelles se equivocó, qué seguridad tengo de que Calleman no lo haya hecho? Al fin y al cabo la medición del tiempo que ambos proponen es imposible de probar. Los saltos en el calendario que a lo largo de nuestra existencia se han dado son muchos y difíciles de calcular, hay que tener en cuenta que la Cuenta Larga empieza a contar hace más de 5.000 años.
Todas estas dudas hacen que el valor del calendario maya como herramienta evolutiva se tambalee. ¿Llegará ese tan esperado salto de dimensión?

2 comentarios:

gema dijo...

Está claro que mucha idea del calendario maya no tengo, me limito a lo que tú nos cuentas, asi que hacer una valoración me resulta complicado.
Pero lo que no puedo olvidar y por lo que yo me guío es por lo que sabemos, por lo que yo sé o siento, y tu supongo igual. No crees que las cosas están y han estado cambiado? no notas tu una tremenda evolución? cómo te sientes tu mejor?
En realidad a mi la fecha no termina de importarme y en general lo que dicen unos y otros tampoco, saco cosas de todos lados unas me convencen y otras no y como siempre me quedo con lo que a mi me hace sentirme bien, ser mejor y sobre todo CRECER.
Espero que sirva de algo.
Muchos besos.

Coké dijo...

Que las cosas están acelerándose es innegable. Y sigo sintiéndo que el calendario tiene mucho que enseñarnos. La fecha no tiene importancia (recuerdas que yo personalmente "recibí" la fecha de 20 de julio de 2012?). El problema es que los kines también se ven afectados por este cambio de perspectiva.
Y bueno, como siempre, algo habrá que sacar de aquí. Sólo espero aprenderlo pronto, para poder seguir el camino que tanto me estaba interesando. Tengo varias ideas y cuento con vosotros para ponerlas a prueba. Como siempre, te tocará hacer de conejillo de indias de mis caminos energéticos (no pun intended).
Gracias por estar ahí y muchos besos.