viernes, 11 de enero de 2008

SOBRE DIOS

Fruto de mi experiencia, intuición, inteligencia y sobre todo gracias al amor de los Maestros Iluminados en cuya presencia he podido estar y a la de los que me guían “desde lejos”.

Me voy a mojar y voy a decir que Dios no existe. Dios es la palabra que engloba todo lo que la humanidad ha percibido como místico, inexplicable y sagrado. Pero aún así, sigue siendo una palabra y como tal ni se acerca a lo infinito y eterno que intenta designar. Incluso lo hace más inaccesible al buscador dado a que lo convierte en un objeto, le da forma a lo que no la tiene. Si está ahí fuera: ¿dónde ir? y, si está dentro: ¿dónde volver?
La humanidad siempre está mirando hacia arriba, dando las gracias al cielo. Rezándole al profeta que vino, viviendo en el pasado o esperando al próximo en llegar, poniendo sus esperanzas en el futuro. Hay que ir dejando atrás arquetipos del pasado, eso sí, sin perder esos tesoros, como: “ama a tu prójimo” o “perdona a tu enemigo”. Existe una realidad para cada época y nosotros debemos abrazar la nuestra. Ya se vislumbra. Tu también la sientes, ¿verdad?
¿Alguna vez has oído eso de “si siempre estuviéramos felices no sabríamos apreciarlo”, al no conocer el dolor? Pues de una forma similar, si todo fuera “Dios”, si nosotros lo somos, si el mundo lo es… ¿cómo llegar a apreciarLe?, si ni siquiera tenemos la experiencia de lo que no es Dios (?). Lo creas o no, no sabes lo que es “no ser Dios”, pues, ya estas con Él. Eres Él. Y como si solo conocieras la felicidad, no te das cuenta de lo dichoso que eres. Crees que la tristeza es cuando tienes un día un poco menos feliz. Pero en este caso, ser felices Es realmente nuestro verdadero ser.
Somos parte del todo y estamos conectados con todo, y con todos. Como los pixeles de una imagen todos estamos conectados a través de todos, formando una unidad. Si tú no existieras nada existiría (Gracias por existir). …Al igual que una sola gota de agua al caer en el océano se ha mezclado con toda el agua del planeta, el mero hecho de respirar y vivir nos mezcla con toda la vida existente. Estamos hechos de esa divina vida. Somos vida. En cambio, nos vemos tan solos, rodeados de un vacio…pero, ¿alguna vez has pensado que el aire – nos une? Hmm…
Parece que entendemos tanto, que sentimos tan poderosamente, dotados de un potencial y una capacidad mental sorprendentes, pero que, desafortunadamente, llegados a un punto... No sé, yo mismo por ejemplo, por mucho que intente estrujarme el cerebro no logro entender el infinito. El Universo infinito… los números infinitos… el tiempo, que no tiene ni principio ni fin… Dirás: ¿Y el “Big Bang” como punto de origen? A lo que yo te diría: ¿Y que había antes?, ¿la nada? Uf… todo esto me abruma, pero a su vez lo siento extrañamente conocido, como algo olvidado que intento recordar.
Y esta consciencia de la que estamos dotados es otra incógnita por resolver. Nuestra “mentalidad”. Incluso Descartes con su célebre frase: “pienso, luego soy” la intenta resolver, y con muy buen resultado, admito; poca gente habrá dicho más con menos palabras. Quizás diríamos más, aunque perderíamos mucho en atractivo filosófico, si simplemente dijéramos: “soy”. Y créeme, simplemente “ser” es lo más difícil de conseguir. Pensarás que eso ya lo has conseguido, y que no hay nada más fácil, pero a lo que yo me refiero es a ser consciente de que “eres”. “Ser” en todo momento. Porque, créeme, mientras estas viendo una película, absorto, no “eres”. Es la película. Mientras maldices a quién te ha enfurecido, no “eres”. La ira Es. Eres aquello en lo que se centra tu atención, porque en ese momento no hay nada más que eso, y por lo tanto, vuelves a olvidar el ser. Sé más consciente. Acuérdate más de ti.
Me gusta salir y oír frases como: “su bondad no tiene límites”, o “su amor no conoce fronteras”. Porque en realidad, nosotros no tenemos límites y estamos empezando a darnos cuenta. Solo hay un pequeño obstáculo que nos separa de la verdad, que nos encierra en el individualismo, y ese es la mente. La consciencia. Porque tu capacidad para comprender no tiene límites. Solo los que tú mismo te has impuesto. No busques más. ¡Encuentra! “Dios” está esperando. Es tu legado. Es tu cometido.


 No me extraña que partiera con una idea completamente diferente para este ensayo. Como ya mencioné al principio, creo que alguien más ha influido en el proceso, y lo agradezco de corazón. También me he encontrado con estos dos amigos que han querido contribuir:

“Si tienes fe, moverás montañas” – Jesus


-William Blake

"Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.
Áquel que se liga a una alegría
La vida alada destruye;
Quien besa la felicidad cuando esta le sobrevuela
Vive en el amanecer de la eternidad."


Saludos.

Uno de los Vuestros

3 comentarios:

Coké dijo...

"Si tú no existieras nada existiría (Gracias por existir)."
Me ha parecido una frase realmente optimystica!!
Igualmente!!
Besos,
Coké.

Tormenta Solar dijo...

¿A que sí?

Me encanta, me encanta, estás hecho todo un Optimystico!!!

Mil besos y gracias por tu exquisita contribución, espero que no sea la última y que además se contagie!

yo dijo...

Vaya,
Filosófico, entretenido,
... y muy profundo.
Si me permites, siguiendo tu línea y jugando un poco con tu amigo Descartes, yo diría: "Primero soy, y luego pienso".
;-)
¡Sigue así!
Salu2