lunes, 4 de febrero de 2008

¿Nos conocemos?

Sí, seguro que sí… ah sí!! Ya recuerdo.

Fue/es/será entre vida y vida……………………………….....
cuando el espacio no existía y donde el tiempo no pasaba… nuestra diferencia de edad nunca fue un factor relevante. Lo único decisivo era nuestra complicidad, alguien me contó de dónde la sacamos, pero ya se sabe, acabé fusionando la historia con la leyenda, y ahora no sé cuál es el porcentaje de autenticidad. Daba igual quién más estuviera cerca, porque juntas quedábamos taaaan lejos… que ni nos veían. Y gastábamos la eternidad compartiendo silencio, ruido y energía. Me divertía verte perder la calma. Una vez, discutíamos el próximo viaje de exploración. Tú querías selva y yo bosque, tú querías llevar libros y yo música, te pediste ser león y yo sirena, te decantaste por la telequinesis y yo por la adivinación, la suavidad fue unánime. Y como siempre, ni pa´ti ni pa´mi. Así que nos retiramos.

Fue allí, bajo el sauce, fumando verde y pensando azul.
Contrastaba el tierra de tus ojos, que se encendía con el fuego de los míos. Forcejearon durante un atardecer… Y al anochecer las estrellas nos avisaron de que ése, precisamente ése, era el instante. Ese en que tú y yo, acordamos volver a encontrarnos.
Uno por uno fuimos concretando los detalles. Que si el día tal, que si con la Luna asá, que si este perfume, que si cuando Christian esté triste… Nos repartimos los diálogos según diversos criterios, pero a veces era muy difícil discernir a qué personaje pertenecían, y estábamos algo cansadas de esquematizar impresiones, y acabamos mezclándonos, perdón, mezclándolos.

Espera… no, no fue así. Estos recuerdos míos… siempre manipulando la verdad. Definitivamente no creo en la objetividad.

Empecemos de nuevo…ya lo tengo!
Fue camuflándonos entre madera y color vainilla, con olor entre afrutado, ganya, deep red y algún extracto excitante que no llegué a distinguir, y de fondo arañazos melódicos. Fue ese el escenario de la promesa que escribimos con las manos y firmamos con los labios. En esa dimensión decidimos cuál sería la próxima casilla del juego, si sería un adelanta diez o un castigado sin jugar hasta que encuentres la salida del laberinto. Escalar el muro y caminar sobre el conservando el equilibrio siempre me pareció la mejor opción.
Esta vez preferimos dibujar las palabras antes que el decorado, y luego las copiamos en rectángulos mágicos que cumplirían la misión del apuntador si los nervios creyeran tener el control.
Sea como fuere, tras plasmar el proyecto a escala en nuestra mente, luego nos flasheamos con Gas Realidad, perfecto para olvidar cosas como estas hasta que llegue la hora de cambiar sonrisas por metal.
Puede que queden secuelas, como el síndrome del desperdiciador de Fé, que cree hasta en la doctrina del escéptico. También hay rumores de efectos secundarios tales como la sonrisa perpetua, el daltonismo de sentimientos, o el mp3 mental perenne, durante varias semanas después de su aplicación.

Un momento…estos síntomas…todo empieza a encajar…
Oh diosa mía…una recaída!!! Bien, que no cunda el pánico, sólo puede significar una cosa… que estoy atrapada en un bucle de sensaciones del que no puedo salir…y que la última vez que nos re-conocimos no era el día del estreno! Era sólo un ensayo, y fue ahí donde convencimos al futuro de que la condescendencia tiene su recompensa, y sobornamos a G. R. para que nos volviera a lavar el cerebro… por eso todo está difuminado a partir de tu tatuaje…

y entonces?
¿¿Qué nos habremos deparado??

2 comentarios:

El que tú ya sabes, dijo...

¡Siiii! hoder...
¡un 10!, ¡Sobresaliente!
¡Te sales del sobre! ¡Estas -sobre!
No puedo resistirlo... tengo que volver a leerlo, pero no pude de seguido porque tenía que ponerte el comentario espontaneo, que es que no me aguantaba ni hasta el final del texto para ponerte algo!
¡Aaaaa! ¡que bueno, Niña, te estas saliendooo!
:-DDD
Estas loquita, y te Q un monton

P.D.: Quiero ¡MÁS!

Tormenta Solar dijo...

jajaja, me alegro de que te guste, es bastante antiguo... lo escribí antes de que Siguiéramos conociéndonos (otra entrada, en la misma sección), ahora todo es diferente, pero es lo más preciso que he podido definir esa sensación... ese cruce de miradas...algún día te mostraré sus respuestas, aunque ya es evidente que han funcionado como una invocación, pues ahora estamos más cerca que antes de escribirlo!